935394282

Aplicaciones informáticas

En ocasiones, las herramientas del mercado no son suficientes para cubrir la necesidad de un cliente. Bien por la particularidad del sector donde se encuentra o por otros motivos, el software ya creado, puedo no ajustarse al 100% a lo que se busca.

Hasta hace unos pocos años, todas las aplicaciones estaban diseñadas para su uso en ordenadores de sobremesa. No requerían de conexión a internet y estaban instaladas en el propio equipo. Con la entrada de internet, cada vez son mayores los casos donde se solicitan aplicaciones que no requieran de instalación previa y que puedan ejecutarse desde cualquier sitio y dispositivo. En función de un análisis de lo demandado por el cliente, se determina cual es la mejor vía: aplicación clásica o aplicación web.

add soluciones: expertos programadores

En cualquier caso, las fases que seguimos en add soluciones para realizar una aplicación son:

Aplicaciones clásicas de escritorio

La principal ventaja que tienen este tipo de aplicaciones es la velocidad de ejecución ya que no dependemos de una conexión a internet. A pesar de que las conexiones son cada vez más rápidas, lo cierto es que aún no llegan a lo que se puede llegar ha realizar con una aplicación de escritorio. Están enfocadas al uso dentro de una misma entidad física (oficina, edificio, etc...)

add soluciones cuenta con decenas de desarrollos funcionando actualmente programados como aplicaciones de escritorio (producción, facturación, gestión integral de clínicas médicas, etc.)

Aplicaciones web

Poseen una ventaja muy importante sobre las anteriores. No requieren de ningún tipo de instalación y pueden ejecutarse desde cualquier dispositivo móvil que tenga acceso a internet. Por otro lado, las posibles actualizaciones de la herramienta no requiere ningún tipo de acción por parte del usuario.

Por motivos obvios, la seguridad dentro de este tipo de programación es vital ya que no deja de estar al alcance de todos.

En add soluciones hemos desarrollado multitud de aplicaciones web aplicadas a ambitos tan dispares como la medicina, la automoción o empresas de servicios.